Escribe tus títulos en forma de pregunta: Siempre que sea posible, se ha de escribir en forma de pregunta, ya que ésta es la manera que un usuario utiliza para buscar en Google. Por lo que si se indexa como pregunta y se busca como pregunta tienes más oportunidades de aparecer en las primeras posiciones de Google.

 

Describe tu contenido en las URL´s: aprovecha las URLs para insertar palabras clave que describen el contenido de esa página. No hagas URLs demasiado largas

 

Mantén tu URL tan corta como sea posible: evita hacerla demasiado larga, por dos motivos:

1.-Para el usuario va a ser mucho más fácil leer y entender una URL corta que una larga

2.-La capacidad de posicionamiento de una palabra en una URL es menor cuanto más a la derecha de la URL esté y cuantas más palabras tenga la URL.

 

Siempre escribe tus URLs en minúsculas. Y para separar palabras utiliza el guión medio.

 

Si debes escribir un artículo muy similar a otro que ya has escrito en tu web, o hacer una actualización de su contenido: lo más recomendable es actualizar la versión que ya tienes publicada. Al actualizar el contenido, este se vuelve a reposicionar mejor, ya que parte de un artículo ya vigente e indexado.

 

Crea una estructura en tu web con secciones importantes: Al crear una estructura en tu web, también le estás ayudando a Google a interpretarla y saber qué paginas son más importantes.

 

Optimiza los títulos para los buscadores: sin olvidar que aunque seas el número uno en un resultado tu ratio de visitas depende de cómo le comuniques el mensaje al usuario.

 

Intenta socializarte respondiendo comentarios, comentando tus conocimientos en blogs, comunidades, facebook…. y siempre inserta si puedes el enlace a tu web.

 

Registra el dominio en el país para el que escribes.

 

Consigue enlaces de dominios de tu país destino. Como norma general es importante que te enlacen desde sus webs. (enlaces entrantes o backlinks).

 

Utiliza el servicio Google Alerts para obtener alertas sobre tu web. Google Alerts es una excelente herramienta para el control de tu web y el control de tu competencia.

 

Crea un sitemap y envíalo a Google. Puedes hacerlo mediante la herramienta Google Webmasters Tools. Un sitemap es un mapa de tu sitio.

 

Utiliza Google Analytics o sistema para analizar el tráfico. En Google Analytics podrás acceder a infinidad de estadísticas que van a ayudarte a mejorar tu posicionamiento en internet, saber las visitas que tienes, su procedencia, que páginas consultan, cuanto tiempo están en tu página, como han accedido a ella…

 

Utiliza ESTILOS (negritas y cursivas) en las palabras o frases realmente importantes teniendo en cuenta al buscador y el usuario. Las palabras o frases importantes deben marcarse para que Google sepa que consideras importante y relevante de tu web.

 

Relaciona tus artículos entre sí: Realiza enlaces desde artículos o páginas a otras páginas de tu web.

 

La diversidad del texto de los enlaces entrantes o internos es un factor muy importante al momento de optimizar para diversas keywords. No debes poner siempre las mismas palabras para enlaces diferentes, cada enlace debe tener sus propias palabras clave que dependen de la página de destino.

 

Describe tus imágenes con el uso del texto alternativo “alt”. Para describir el contendio de la imagen. Cada día Google le da más importancia a las imagenes.

 

Consigue enlaces entrantes (enlaces de otras páginas que apuntan a la tuya):, consigue tantos enlaces como sea posible, pero enfócate en enlaces de sitios relacionados al tuyo. Pero siempre de páginas relevantes y además que tengan una temática muy similar a la tuya. En caso contrario no va a ser muy relevante la potencia del enlace.